Besos olvidados

¿Quién cuenta nuestros besos,
a quién le importan?
La gente atiende a duelos y a negocios,
Dios a crear el mundo...
Y al olvidar los besos, su multitud rosada
nos va cayendo al fondo del alma, como pétalos
de rosas hermosísimas y tiernas...
Yacen allá, y en estrechez ahogada
rezuman sus esencias de dulzura,
cada noche y cada aurora nos perfuman,
y la otoñal pobreza de la vida ordinaria
se vuelve un país rosa, un Gulistán de Persia.
¿Quién cuenta nuestros besos?
¿A quién le importan?
Dios debe hacer el mundo,
no llevar un registro de dulzuras...

 

Sección: 
Autor: 
Maria Pawlikowska-Jasnorzewska
Número: 
Traductor: 
Rodrigo Escobar Holguín