Hogar dulce hogar

Las casas que se construyen hoy día
no son habitables para las personas
que requieren del olvido un favor.
Esas casas, son bóvedas hechas de recuerdos.

La sala y sus muebles, las cosas de la cocina,
todo ocupa un envidiable lugar
saben para qué están allí,
entienden que su labor es ser un eco silencioso.

Sus geométricos gestos
siempre tienen la cara de algo más.
Actores de una escena que se repite a diario.

La cafetera da una bebida que ya no se comparte.
Una mesa de comedor para dos ¡Que inmensa es!
El portarretrato, los cuadros, el espejo.

¿De verdad es necesaria tanta utilería en una casa
que es igual a una mano cerrándose?
Y en medio, el íngrimo artrópodo
que no sabe si volar o unirse a la escena
Para terminar aplastado.

Envidio el espacio que ocupa cada cosa
al menos ellos saben para qué están allí.
Yo voy de un lado a otro entre cuatro paredes
sin saber qué lugar ocupo en esta parodia
de mi hogar. Dulce hogar.

Sección: 
Autor: 
John Raigoza
Número: