Soneto 42

De los Sonetos para Helena, libro 2

Cuando estés ya muy vieja, de noche, junto al fuego,
devanando e hilando  a la luz de una vela,
mis versos cantarás. Dirás maravillada:
Ronsard me celebró los días que fui bella.     

Y no tendrás sirvienta que al oír tales nuevas,
tras la ruda labor a medias ya dormida,
al escuchar mi nombre no despierte y bendiga
tu nombre alentador de elogios inmortales.

Yo estaré bajo tierra: fantasma descarnado,
bajo mirtos sombríos hallaré mi reposo:
tú serás, junto al fuego, una vieja encorvada,

llorando por mi amor y por tu desdén fiero.
Vive ya, si me crees; no esperes a mañana;
recoge desde hoy las rosas de la vida.

 

Sección: 
Autor: 
Pierre de Ronsard
Número: 
Traductor: 
Rodrigo Escobar Holguín